domingo, 23 de julio de 2017

Final de la cumbre del MERCOSUR en Mendoza - Disidencia de Evo Morales

De la Agencia de Noticias Nodal del 21 de Julio

El Mercosur insta a reestablecer el orden institucional en Venezuela y Evo Morales se abstiene de firmar el documento


La violencia en Venezuela, el foco del documento final de la Cumbre del Mercosur

Los países del Mercosur y los Estados Asociados de Chile, Colombia y Guyana, junto con México, abogaron hoy por un”urgente llamado al cese de toda violencia y a la liberación de todos los detenidos por razones políticas” en Venezuela e instaron “al restablecimiento del orden institucional” y “la separación de poderes”, según el documento final de la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Estados Asociados, que se celebra en la provincia de Mendoza.
También exhortaron al Gobierno de Nicolás Maduro y a la oposición, a “no llevar a cabo ninguna iniciativa que pueda dividir aún más a la sociedad venezolana o agravar conflictos institucionales”.
El documento dice que los Estados firmantes “hacen un urgente llamado al cese de toda violencia y a la liberación de todos los detenidos por razones políticas, instando al restablecimiento del orden institucional, la vigencia del Estado de derecho y la separación de poderes, en el marco del pleno respeto de las garantías constitucionales y los derechos humanos”.
La declaración también señala que los integrantes de ese cuerpo “instan al Gobierno y a las fuerzas opositoras de la hermana República Bolivariana de Venezuela al diálogo, que permita una concertación política creíble”.
Y finalmente “reiteran su plena disposición a acompañar ese proceso de diálogo entre venezolanos de la manera en que sus actores estimen más conveniente”.
Entre los firmantes no estuvo el presidente de Bolivia, Evo Morales, país asociado del Mercosur en proceso de adhesión, que en la cumbre tuvo una posición muy divergente al resto de los asistentes, y pidió “defender al Gobierno de Nicolás Maduro”, al considerar que éste “fue electo por el voto popular”, según la información emanada de fuentes que asistieron a la cumbre y que publicó esta agencia.

Mercosur no puede convertirse en cómplice de una intervención a Venezuela (Morales)


El presidente boliviano, Evo Morales, advirtió el viernes que la Cumbre del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) que celebra en la ciudad argentina de Mendoza, no puede convertirse en cómplice de una intervención a Venezuela, durante un discurso en el que urgió a la subregión a respetar el mandato de los presidentes elegidos democráticamente, independientemente de su posición ideológica.
“Nuestra obligación como región es cómo evitar cualquier intromisión extranjera, una intervención”, remarcó en su discurso y acusó a Estados Unidos de conspirar contra el gobierno de Nicolás Maduro, por intereses de carácter económico.
“Para nadie es oculto o un secreto que detrás de los problemas políticos de Venezuela está Estados Unidos; detrás de este golpe a Maduro están los intereses de carácter económico, están buscando el petróleo venezolano”, denunció.
El mandatario boliviano dijo que el MERCOSUR no puede actuar como la Organización de Estados Americanos (OEA) que, por motivos ideológicos, excluyó a Cuba de su seno hace más de medio siglo.
A su juicio, todos los presidentes tienen problemas en sus países por las demandas de sus movimientos sociales o por la necesidad de cambios estructurales, pero aseguró que deben ser los países, sin injerencia de ninguna naturaleza, los que resuelvan sus propios problemas.
Consideró que ante cualquier situación “es una obligación defender a los presidentes electos democráticamente”.
Recordó, a manera de paradigma, que Bolivia recibió un espaldarazo de la Unión de Países Sudamericanos (Unasur), en 2008, cuando se gestaba un quiebre institucional apoyado también por Estados Unidos.
En una reunión que se realizó en Chile, ese bloque rechazó cualquier intento de golpe civil o ruptura del orden institucional que comprometa la integridad del territorio boliviano.
El Presidente indígena dijo que se debe buscar el diálogo en Venezuela y recordó que Naciones Unidas y el papa Francisco, entre otros, convocaron al diálogo para resolver el conflicto de Venezuela.
“Hay caminos para resolver, pero no podemos ser cómplices de la intervención externa de Estados Unidos”, insistió y recordó que la historia de Latinoamérica está plagada de ejemplos de injerencia y de intervención de Estados Unidos que promueve toda clase de golpes contra los presidentes “antiimperialistas”.
En la Cumbre participan los mandatarios de Argentina, Mauricio Macri; de Brasil, Michel Temer; de Uruguay, Tabaré Vázquez; y de Paraguay, Horacio Cartes.

Final de la Contracumbre del MERCOSUR

De la Agencia de Noticias Nodal del 20 de julio de 2017


La “Contracumbre” cerró con el pedido de libertad para Milagro Sala y el apoyo a Maduro y CFK


El embajador de Venezuela en Argentina, Carlos Martínez Mendoza, pidió el apoyo de organizaciones sociales, humanitarias y sindicales de la región al Asamblea Constituyente venezolana, al hablar hoy en la “Contracumbre” que se llevó a cabo en la Facultad de Arte y Diseño de la Universidad Nacional de Cuyo en paralelo a las reuniones previas a la cumbre del Mercosur en Mendoza.
La elección de asambleístas constituyentes, prevista para el 31 de julio próximo en medio del rechazo de la oposición, es impulsada por el gobierno de Nicolás Maduro porque “lo que viene es un proceso de recolonización de América Latina”, señaló el diplomático.
Durante la Cumbre de los Pueblos, también llamada “contracumbre”, se delineó un documento base que será entregado al presidente boliviano, Evo Morales, quien llegará mañana a Mendoza para participar en la cumbre de presidentes de los países del Mercosur y asociados al bloque regional.
“Lo que hoy está en juego en nuestra América no es sólo la restitución del neoliberalismo, lo que viene es un proceso de recolonización de América Latina”, aseguró Martínez Mendoza.
El diplomático venezolano pidió además el apoyo de las organizaciones para “la Constituyente” prevista para fin de mes, a la que aseguró que” han tratado de desnaturalizar desde afuera”.
Sostuvo que la Cumbre de los pueblos “es el espacio para denunciar los atropellos contra Venezuela y las amenazas constantes de Estados Unidos”.
La “contracumbre” eligió como sus presidentas honorarias a Milagro Sala y Nélida Rojas.
La “contracumbre” eligió como sus presidentas honorarias a la líder de la agrupación Tupac Amaru, Milagro Sala, detenida en Jujuy por “apropiación indebida de fondos públicos” en planes de viviendas “amenaza agravada” y “enriquecimiento ilícito”, y a su par mendocina, Nélida Rojas, que cumple prisión domiciliaria mientras se la investiga por el mismo tipo de delitos.
En el acto de apertura, organizaciones sociales, políticas, organizaciones sindicales, organismos de derechos humanos, agrupaciones indígenas y delegaciones de varios países de la región pidieron por la liberación de Sala y Rojas, a quienes homenajearon.
Casi un centenar de agrupaciones asisten a la “contracumbre”, entre ellas Madres de Plaza de Mayo (Mendoza),los sindicatos CTA, Suteba, Satsaid, Sadop, representantes de federaciones universitarias de todo el país, organismos defensores de los Derechos Humanos, miembros de pueblos originarios, legisladores nacionales y del Parlasur, informaron los organizadores.
Documento final
En el escrito acordado por las agrupaciones participantes recjhazan los “golpes de estado parlamentarios (Paraguay-2012; Brasil-2015); agresión e intento de derrocar al gobierno legal y legítimo de Nicolás Maduro; imposición de políticas antipopulares y de sometimiento a los designios de Washington, la Unión Europea y las corporaciones económicas en Argentina, Brasil y Paraguay”.
Piden la liberación de lo que entienden que son presos políticos y finaliza afirmando “que el único camino que nos llevará a la liberación y la definitiva independencia de nuestros pueblos es la construcción de la Patria Grande que soñaron Hugo, Néstor, Lula, Evo, Dilma, Rafael, Nicolás, Lugo y Cristina”.

MERCOSUR - Fracaso de Macri y Temer al intentar sancionar a Venezuela



El mandatario argentino y el golpista brasilero intentaron emitir una nueva sanción contra el Gobierno Bolivariano, pero no lograron el consenso necesario y se fueron con las manos vacías. Bolivia y Uruguay pusieron un freno a la intención de injerencia.


El presidente argentino Mauricio Macri y el golpista brasileño Michel Temer fueron a la Cumbre del Mercosur con la intención manifiesta de sancionar al Gobierno Bolivariano de Nicolás Maduro y entregarles una ofrenda a la violenta oposición venezolana y a la Casa Blanca, pero debieron irse de Mendoza (Argentina) con las manos vacías.
Su intención era suspender a Venezuela con el argumento de que el Gobierno de Nicolás Maduro había “roto el orden constitucional” con el llamado a la Asamblea Constituyente, una decisión soberana del pueblo venezolano.
El argumento del mandatario argentino y el golpista brasileño va en línea con lo que plantea la oposición venezolana y la Casa Blanca. La sanción hubiera formado parte de las herramientas que la derecha usa mediáticamente para intentar socavar la imagen del Gobierno Bolivariano.
Fue por ello que Uruguay y Bolivia se opusieron tajantemente a que se emita un documento que mostrase una clara intención intervencionista en los asuntos internos de un país.
El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, señaló a través de la red social Twitter que “nuestro Mercosur no puede repetir la amarga historia de la OEA: por razones políticas o ideológicas expulsar o excluir a países”.
No es la primera vez que Macri intenta atacar a Venezuela para entregar una ofrenda a Washington. A principios de este año, poco antes de viajar a Estados Unidos para reunirse con el mandatario norteamericano Donald Trump, el presidente argentino envió al Congreso una declaración de condena contra el Gobierno de Maduro, pero los diputados del Frente para la Victoria (FpV) no dieron quórum y la intención de Macri también se frustró en aquella ocasión.
En una postura totalmente contraria a la del mandatario argentino, los movimientos sociales de la región reunidos en la Cumbre Social del Mercosur emitieron un documento en el que señalaron que “ni como países de Mercosur, ni como organismos de América, podemos ser cómplices de una intervención norteamericana en Venezuela”.

Declaración Final del XXIII Foro de Sao Paulo

Publicado por CUBAENRESUMEN el 

Declaración Final del XXIII Foro de Sao Paulo: Nuestra América en Pie de Lucha


Hacia la unidad de Nuestra América por su segunda y definitiva independencia

Tras más de cinco siglos de dominación foránea y lucha indígena y popular por su emancipación, por primera vez en la historia de América Latina y el Caribe sus pueblos han logrado una sustancial acumulación social y política, incluida la ocupación de espacios institucionales que los coloca ante la formidable oportunidad y el enorme desafío de desarrollar procesos de transformación revolucionaria o reforma social progresista.   (Leer más)

Venezuela, la oscura causa (video)

REALIZACIÓN Y GUIÓN: Hernando Calvo Ospina
Con la Compañia Nacional de Danza

Desde youtube:


miércoles, 19 de julio de 2017

Chomsky y Mujica en Uruguay

18 • jul. • 2017 Natalia Uval en Nacional
Noam Chomsky y José Mujica, ayer, en la Intendencia de Montevideo. * Foto: Pablo Vignal
Salado

Lo presentaron como un sembrador de esperanza, aunque el intelectual estadounidense Noam Chomsky expuso durante una hora un diagnóstico nada alentador. La importancia de su presencia en Montevideo podía medirse por la larga cola de personas que terminaba en el salón Azul de la Intendencia de Montevideo, bajaba dos pisos por escalera, atravesaba el hall central y salía al frío de la mañana en la explanada.
Doctor en lingüística y “padre” de la gramática generativa, Chomsky, de 88 años, escribió a lo largo de su vida sobre filosofía, política y comunicación. Es considerado un referente de la intelectualidad de izquierda, con una postura muy crítica hacia las políticas de su país. “Usted despierta nuestra admiración no sólo porque es uno de los mayores lingüistas de la historia. Despierta nuestra admiración porque es, desde casi siempre, un activista por las causas de la libertad y de la justicia”, lo presentó Agustín Canzani, director de la Fundación Liber Seregni, organizadora de la conferencia.

La primera afirmación de Chomsky, sustentada en la historia de su país y del mundo desde la Segunda Guerra Mundial, fue que el poder político y económico no tiene interés en garantizar la seguridad de la población, sino la seguridad de los sistemas de poder. En este escenario, el mundo se encamina hacia una catástrofe ambiental y eventualmente nuclear, advirtió. “Las fuerzas dominantes en la sociedad global han impuesto políticas que sistemáticamente erosionan las líneas de defensa contra la autodestrucción. La humanidad creó su tormenta perfecta, es improbable que sobreviva mucho tiempo”, consideró.
Recordó que en 2015 Corea del Norte le propuso a Estados Unidos cancelar su programa nuclear a cambio de que este país detuviera las maniobras militares que realizaba junto a Corea del Sur en la frontera con Corea del Norte, y que esta propuesta fue rechazada por Estados Unidos. “La propuesta habría podido sentar las bases para negociaciones que redujeran radicalmente las amenazas. Hay razones para pensar que las negociaciones podrían haber sido exitosas. Pero la propuesta fue instantáneamente rechazada”, cuestionó Chomsky. Además, dijo que las “opciones pacíficas existen, pero son descartadas”, y esto sucede así porque “la seguridad de la población es una preocupación marginal”.

En cuanto al calentamiento global, alertó que “los peligros son inminentes” y recordó que mucha gente todavía niega el fenómeno. Dijo que las negociaciones sobre el cambio climático no reciben en general atención de la prensa ni de la opinión pública, y cuestionó a los “intelectuales liberales” y a la “prensa liberal” por ocultar lo que sucede. En particular, aseguró que los periodistas de su país no le hacen una sola pregunta al presidente Donald Trump sobre sus posturas en materia de medioambiente y cambio climático. Advirtió que su país ha aumentado la producción de petróleo. “Estados Unidos está llevándonos al desastre”, sentenció. “¿Puede el mundo sobrevivir cuando el país más poderoso del mundo está acelerando la crisis?”, inquirió.

Chomsky sostuvo que el neoliberalismo bajó los salarios, quitó beneficios sociales y generó más desigualdad y pobreza. Además, dijo, ha incrementado las amenazas debilitando las instituciones políticas, desalentando la participación de la gente, desregulando mercados y, en definitiva, “erosionando las democracias”. “Uno de los objetivos de la reforma neoliberal fue tirar abajo los beneficios laborales que se habían obtenido en la década de 1960. En esas condiciones, es difícil que la democracia se profundice. Los burócratas deberían escuchar otras voces, no sólo a sus economistas”, cuestionó.
Ante este panorama, y citando a los científicos atómicos y su “reloj del Apocalipsis”, Chomsky instó a tomar acciones “muy pronto”, que vayan en el sentido de profundizar la democracia. Apuntó en dos direcciones. Por un lado, cuestionó que políticas públicas que son centrales para cualquier país, como las reformas laborales, estén siendo diseñadas por un grupo de técnicos que ni siquiera son representantes de la población, a la que, a su vez, se le niega el derecho de votar por esas políticas. “En Europa las poblaciones nunca votaron por estas reformas y la democracia fue sacrificada para implementar las reformas neoliberales, que fueron diseñadas por personas que no fueron electas”, sostuvo.

Por otro lado, y junto a este proceso, Chomsky denunció el poder de las grandes corporaciones, que apuntan sus baterías a minar el poder regulatorio de los estados. “Debilitar la democracia es un fin de los programas neoliberales. La concentración del poder económico tiene como efecto natural el debilitamiento de la democracia”, concluyó.

Región y libre comercio
La Fundación Liber Seregni les propuso a cuatro personas, de organizaciones diversas, que formularan preguntas: la senadora frenteamplista Constanza Moreira, el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, Viviana Barretto, de Redes-Amigos de la Tierra, y el ex rector de la Universidad de la República Rodrigo Arocena.
Moreira le preguntó a Chomsky qué lugar considera que ocupa América Latina en la lucha por la “supervivencia global”. El pensador evaluó positivamente algunas acciones tomadas por los gobiernos progresistas, por ejemplo, liberarse de la égida del Fondo Monetario Internacional (FMI), implementar políticas de reducción de la pobreza, de consagración de derechos civiles, de mejora en las oportunidades de educación. Mencionó especialmente los “esfuerzos” del ex presidente Lula da Silva, en Brasil, por “cambiar el orden internacional” y “dar voz al sur global”, a partir de la constitución de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Fueron cambios “muy significativos”, valoró, pero agregó que “lamentablemente” la izquierda no supo lidiar con dos problemas centrales.

Por un lado, cuestionó la “incapacidad de los líderes de izquierda de evitar la severa corrupción, que es endémica en algunos lugares de América Latina y en la mayor parte del mundo”. 
Por otro lado, mencionó la incapacidad de la izquierda para “sortear un problema serio de largo plazo para el desarrollo de América Latina”, que tiene que ver con la utilización de sus recursos naturales. “América Latina es rica en recursos, pero estos han sido utilizados tradicionalmente para beneficiar a un pequeño grupo extremadamente rico y a los inversores. Eso continuó durante los gobiernos de izquierda. También la exportación de productos primarios, que fue estimulada por la tentación –que se debería haber resistido– de volverse proveedores de materia prima de China”, indicó.
Dijo que si se compara a América Latina con el sudeste asiático, la conclusión es “bastante sorprendente”. América Latina tiene en comparación “enormes ventajas”: cuenta con abundancia de recursos y no tiene externalidades que afecten la producción, pero sus políticas apuntan “al bienestar de un grupo muy pequeño y muy rico de su población” y a favorecer a los inversores, que “no tienen ninguna responsabilidad, no pagan ningún impuesto, sólo se enriquecen”. En cambio, la inversión en Asia es dirigida y controlada para canalizarla en sectores estratégicos para el desarrollo, y se prohibió la exportación de capital, afirmó Chomsky. “Las diferencias son sorprendentes. En 1950, Corea del Sur estaba al nivel de un país pobre de África, y hoy es un poder industrial. En América Latina eso no pasó”, señaló el lingüista.

Viviana Barretto, de Redes Amigos de la Tierra, le preguntó si los acuerdos de protección de inversiones y los megaacuerdos de libre comercio, que “recortan las capacidades de las democracias para construir alternativas de supervivencia”, significan una nueva etapa de construcción del poder corporativo a nivel global.

En primer lugar, Chomsky puntualizó que los acuerdos de libre comercio no son tales, sino que son más bien “acuerdos de beneficios para los inversores”. “A veces ni siquiera tienen relación con el comercio”, sino que “son acuerdos que buscan proteger los derechos del poder privado”, consideró. Alertó que este tipo de acuerdos consagran derechos de propiedad intelectual a un nivel sin precedentes. “Si hubieran existido en el siglo XIX, Estados Unidos habría sido un país del tercer mundo”, sentenció. Otro peligro de este tipo de acuerdos es que da a los inversores “el derecho de demandar a los gobiernos” por establecer regulaciones “que puedan afectar sus beneficios futuros”, acotó.

Ante la pregunta de Arocena sobre el rol de la tecnología en las disputas globales, Chomsky consideró que la tecnología es “neutral”. “El problema no es la tecnología, es el control de la tecnología. Es un problema social, no tecnológico”, indicó. Dijo que la tecnología puede servir tanto para el control participativo de la economía como para destruir el mundo del trabajo y para que los gobiernos controlen a las poblaciones. “La tecnología puede ir para los dos lados, depende del activismo político y social. [...] Hay que entender cómo funciona y el potencial liberador que tiene”, concluyó.

De dos hemisferios | Chomsky viajó junto a su esposa a Uruguay para la filmación de un documental a cargo de Saúl Alvídrez, un mexicano que fue referente del movimiento estudiantil #Yosoy132. Este movimiento promovió en 2012 la democratización de los medios de comunicación en su país, en el marco de la campaña por la que resultó electo presidente mexicano Enrique Peña Nieto, al que este movimiento consideraba una figura impuesta por los medios de comunicación. El documental busca retratar las visiones y pensamientos de Chomsky y del ex presidente José Mujica, como representantes de la “sabiduría” en ambos hemisferios. En ese marco, el domingo se filmaron escenas de Chomsky junto a Mujica en su chacra y en el Quincho de Varela. Según se supo ayer, Mujica le propuso a la Fundación Liber Seregni que Chomsky diera una conferencia abierta. El ex presidente estuvo ayer en el Salón Azul de la IM y agradeció “a la vida” haber conocido a Chomsky. “Tal vez tu larga siembra nos ayudó a sostener la más difícil y comprometedora de las libertades; me refiero a la libertad de pensamiento. Agradezco la suerte de ser una especie de humilde trampolín para que el mundo de los jóvenes, el mundo intelectual uruguayo, pueda conocerte y testimoniarte el afecto por lo mucho que has sembrado”, manifestó Mujica, y afirmó que no hay porvenir “sin intelectuales comprometidos”.

martes, 18 de julio de 2017

Verdades incómodas sobre el plebiscito de la MUD

Publicado: Lunes, 17 Julio 2017
La jornada de este domingo estuvo signada por dos grandes eventos de movilización: el simulacro electoral organizado por el CNE y el plebiscito de la MUD, este último no contemplado en la Constitución. Se desprenden de los resultados del 16 de julio algunas verdades incómodas y mitos imposibles de pasar por alto. Menos en este momento.

Primer mito: el 80% "rechaza" la Constituyente

Últimamente la oposición venezolana ha usado como argumento que este porcentaje de venezolanos rechaza la Asamblea Nacional Constituyente, según una encuesta de la consultora privada Datincorp. Pese a esto, según sus propios números, en el plebiscito participaron un poco más de 7 millones de personas, menos de la mitad de las 19 millones de personas incluidas en el registro electoral del CNE. Es decir, en términos estrictamente matemáticos y dando por hecho que los resultados son ciertos (aun cuando fue un proceso irregular y sin revisión por parte de organizaciones independientes) el "rechazo" sólo se ubica en torno al 37% de los electores.
Esta cifra es sensiblemente inferior a ese 80% agitado por la MUD, por un lado, y se encuentra seriamente inflada por el otro. Dado que proviene de más de 7 millones de votantes, muchos de los cuales no se encuentran en el registro electoral, una condición obligatoria en cualquier tipo de evento comicial.
Otro número que abulta esta participación, si es que tomamos como ciertas las cifras, son los votantes del exterior contabilizados en 693 mil, de acuerdo al informe de la comisión garante del proceso. Este número es claramente superior a los 102 mil registrados por el CNE en el extranjero y termina por inflar aún más las estadísticas de participación, sin ninguna explicación sólida sobre su existencia.
La disonancia es evidente una vez que, inflada al extremo la participación, se puede observar 500 mil electores menos que en su mejor votación en la Asamblea Nacional de 2015, en un contexto donde hay al menos 400 mil votos en el extranjero que no serían considerados como válidos en cualquier elección por no estar en el Registro Electoral Permanente. Por lo que no son ni el 80% los que están en contra de la Constituyente, ni se puede saber a ciencia cierta si los números son reales.
Segundo mito: 7 millones de "votos" son verificables
De acuerdo a la comisión de garantes del proceso, presidida por la rectora de la UCV, Cecilia García Arocha, la participación en el plebiscito opositor fue de 7 millones 186 mil 170, un número inferior a lo conseguido por la MUD (7 millones 700 mil) en las últimas elecciones parlamentarias y a la cifra que llevó a Nicolás Maduro a la presidencia (7 millones 505 mil), luego de 106 días de intensas protestas antigubernamentales.
Es más, si nos llevamos por estos números, el antichavismo perdió 500 mil votos de 2015 a la fecha, y no sacó los 11 millones anunciados por Henrique Capriles Radonski.
Sin embargo, es imposible saber la veracidad de estos números ya que este proceso no tiene auditoría ni testigos independientes. Con el grave aliciente de que finalizado el evento se procedió a la quema de los cuadernos electorales, como sucedió en Barquisimeto, estado Lara, frente al Colegio de Abogados de la entidad.
En ese sentido, son por demás demostrativas las declaraciones de la comisión de garantes del proceso una vez anunciada la cifra de participación. Ya que según ésta, si es posible que ayer alguna persona pudiera haber votado 17 veces debido a la imposibilidad de evitar esto. Por lo que supone que es extremadamente difícil tomar en serio una cifra de un proceso tan viciado como el de ayer, cuando los mismos encargados de auditarlo son los que ni siquiera se tomaron el trabajo previo de verificar que alguien votara más de una vez.
No está de más decir que según expertos, los puntos electorales instalados por la MUD sólo tenían capacidad para 2,5 millones de personas, en caso de que no hubiese inconvenientes.

Tercer mito: el plebiscito fue la expresión de toda Venezuela

El foco de atención de la jornada antichavista estuvo, sin lugar a dudas, en unos pocos centros electorales, que en su dimensión no mostraron la total composición geográfica de Venezuela. Con especial énfasis en lo que sucediera en ciertos puntos de Caracas y en el extranjero, sobredimensionado en la narrativa épica del antichavismo.
En cierto punto, la consulta de la oposición estuvo altamente afincada en las tradicionales zonas del este de Caracas. A los que se sumaron algunos puntos del oeste de la ciudad bajo el objetivo de proyectar una mayor heterogeneidad en el evento. Sin que por esto pasara desapercibida la nula atención sobre el interior del país.
Esta realidad no hace más que demostrar ciertos mitos falsos planteados por la MUD últimamente. El primero relacionado a que representan a 14 millones de venezolanos, y el segundo, en la misma tónica grandilocuente, de que son el 80% de la población. La gran mayoría de la población venezolana, ayer, según los resultados presentados por la MUD, no participó en su convocatoria.

Pregunta al margen: ¿Fue una consulta o un evento de movilización? 

Durante la semana previa al evento, fue difundido por redes sociales un audio del dirigente de Primero Justicia Miguel Pizarro, donde se refería a la necesidad de organizar a los Comités de Rescate de la Democracia para la etapa que se venía de trancazos sin retornos, y la posible declaración de una huelga nacional. "Hace falta tener miles de personas listas para movilizar a la gente de su sector", remarcaba en ese audio.
En la vocería opositora de ayer hubo una clara contradicción entre denominar al plebiscito como una "manifestación" o un "masivo acto de desobediencia civil". En esa disonancia quizás estribe la interpretación que hagan, incluso, los propios dirigentes de la MUD sobre los pasos a seguir después de la consulta.
Porque es evidente la diferencia entre quienes plantean ir más allá de la consulta con un gobierno paralelo, y quienes pretenden utilizar el evento como un mecanismo de extorsión para que el chavismo retroceda con la Constituyente. Sin embargo, en las dos posturas existe la misma soberbia del todo o nada que los tiene pensando que las fuerzas bolivarianas no existen más como estructura funcional de poder.
Por lo que esta pregunta claramente no tiene una respuesta inmediata, sino más bien la intuición de que en una posterior etapa de violencia sean los propios movimientos de los famosos Comités de Rescate de la Democracia, los que hablen por sí mismos.

Los daños colaterales del plebiscito

Como dijimos, ayer también hubo otro gran evento que fue el simulacro electoral del CNE previo a la votación de la Constituyente, quizás el que tuvo mayor participación en los últimos años. Imprevisto para la gran mayoría de analistas y medios de comunicación especializados en reseñar la "realidad" de Venezuela.
Contrario a lo que se podía esperar, el chavismo de a pie colmó buena parte de los centros electorales en un evento altamente remoralizante para un sector de la población demonizado en los últimos 100 días. Un efecto que rápidamente se difuminó en el ambiente político, que ayer se pensaba iba a ser monopolizado por el plebiscito.
Esta tribuna, por otro lado, es contraria a minimizar este hecho, como también a maximizarlo para generar mayores expectativas. Sin embargo, su evidente masividad también envía una clara señal a los factores opositores que se encuentran en un plan de escalada contra el Gobierno de Nicolás Maduro. No están jugando solos y todavía no tienen ganado el partido.
Medios internacionales reinciden en manipulación informativa contra Venezuela
El Ensayo Electoral para la Asamblea Nacional Constituyente realizado este domingo en Venezuela fue invisibilizado por los medios internacionales, que en contraposición dedicaron grandes despliegues en sus primeras páginas y portales en internet a la encuesta plebiscitaria organizada por la coalición antichavista.
El País de España, Clarín de Buenos Aires, El Tiempo de Colombia y El Mercurio de Chile, entre otras empresas mediáticas, destacaron la participación de los seguidores de la oposición quienes acudieron a responder tres preguntas en una encuesta sin ningún anclaje legal, ni posibilidad de auditoría de "resultados".
El evento de agitación política fue interpretado por la gran prensa como un "contundente rechazo al gobierno de Nicolás Maduro" y el principio de una nueva etapa en el intento por derrocar a la Revolución Bolivariana.
Sin embargo, la masiva presencia de seguidores de la propuesta constituyente en los centros electorales dispersos por todo el país fue desestimado e invisibilizado por los corresponsales extranjeros. La movilización chavista fue silenciada y no tuvo centimetraje.
De hecho, se usaron fotografías correspondientes a la masiva actividad chavista como si se tratara de un centro de firmas opositor.
Así lo denunció el propio ministro para la Comunicación e Información, Ernesto Villegas, a quien luego el diario El País de España dio la razón, aceptando en una cadena de tweets que las gráficas no correspondían con la leyenda de foto. El rotativo trasladó la responsabilidad a la agencia EFE.
Los focos de violencia callejera, que ya alcanzan más de tres meses, son impulsados por los medios internacionales como una imagen generalizada de protestas y un supuesto clima de ingobernabilidad reinante.
Fuente: Misión Verdad